fbpx

Terapia enzimática para el tratamiento de la inflamación y el dolor

Categoría: Nutrición Integrativa

TERAPIA ENZIMÁTICA PARA EL TRATAMIENTO DE LA INFLAMACIÓN Y EL DOLOR

La inflamación es un mecanismo de defensa natural que nuestro organismo desencadena cuando detecta cualquier daño en los tejidos, ya sea causado por traumatismos, fracturas o cortes o bien por exposición a agentes patógenos como los virus, las bacterias y los alérgenos. Se manifiesta por el enrojecimiento de la zona afectada, aumento de su volumen, dolor, pérdida de la función y sensación de calor. La respuesta inflamatoria, por muy desagradable que resulte, es esencial y tiene como finalidad localizar y eliminar el daño en el tejido y permitir de esta manera que el organismo se recupere. Es muy importante poder resolver la inflamación aguda antes de que cronifique y para ello existen diferentes tratamientos. El más habitual es el uso de antiinflamatorios no esteroideos (AINE) que, aunque resultan efectivos boqueando la COX-2 (enzima encargada de desencadenar el proceso inflamatorio), presentan numerosos efectos adversos. Una alternativa natural, segura y eficaz para la prevención y tratamiento de la inflamación articular es la terapia enzimática sistémica.

Cuando nuestro sistema inmunológico detecta una señal de daño tisular, determinadas células colaboradoras comienzan a secretar una serie de proteínas mensajeras (citoquinas) encargadas de la comunicación celular. La acción fundamental de las citoquinas consiste en la regulación del mecanismo de la inflamación. Hay citoquinas que favorecen la inflamación en la fase aguda (IL-1, TNF-α, IL-8, Interferones, etc.) y otras citoquinas que la inhiben (por ejemplo, la IL-10). El desequilibrio entre las citoquinas proinflamatorias y antiinflamatorias es lo que provoca que la inflamación no se resuelva correctamente. Las enzimas proteolíticas pueden actuar restableciendo este equilibrio y ayudan a resolver de manera rápida y eficiente el proceso inflamatorio agudo antes de que cronifique.

La terapia enzimática sistémica (TES) consiste en la administración por vía oral de una combinación de diversas enzimas proteolíticas con el objeto de regular los procesos metabólicos corporales que ayuden a aliviar el dolor asociado a procesos inflamatorios. Una vez las enzimas proteolíticas se absorben y entran en el torrente sanguíneo se unen a una proteína plasmática llamada alfa-2-macroglobulina (alfa 2M), la cual actúa como inhibidor de proteasas. (1) Dicha unión forma un complejo que provoca un cambio en la conformación de la alfa 2M permitiendo de esta forma que pequeños péptidos (citoquinas) se adhieran al sitio libre de unión y puedan ser transportadas para su posterior degradación. (2) De esta manera se restauran los niveles adecuados de citoquinas que permiten dar por finalizado el proceso inflamatorio.

Existen algunos estudios clínicos que demuestran la eficacia de la combinación oral de enzimas en diversas disciplinas: traumatología, reumatología, medicina deportiva, ginecología, apoyo quirúrgico, etc. En concreto, en la bibliografía podemos encontrar un metaanálisis de diversos ensayos clínicos aleatorios y doble ciego de pacientes con osteoartritis de rodilla a los cuales se les administró durante al menos 3 semanas una combinación de enzimas proteolíticas y bioflavonoides y por otro lado un antiinflamatorio tipo AINE, con el objeto de comparar la eficacia, la seguridad y la tolerabilidad de ambos tratamientos. Los resultaros indicaron que la TES logró aliviar el dolor y mejorar la función articular de manera comparable al antinflamatorio, pero con mejor tolerabilidad y menores efectos adversos. (3)

Esta terapia también puede resultar útil para personas que presenten un sistema inmune debilitado ya que la respuesta inmunitaria frente a diferentes patógenos (virus y bacterias) es un proceso complejo que también está regulado por numerosas enzimas.

Si además de las enzimas proteolíticas incorporamos en nuestra dieta o a través de la suplementación ciertos nutrientes con propiedades antioxidantes (vitaminas y bioflavonoides) que protejan las células frente al daño oxidativo y potencien nuestro sistema inmunológico, contribuiremos al mantenimiento de un estado general de bienestar articular.

En definitiva, si lo que buscamos es una alternativa natural a los antinflamatorios no esteroideos para el tratamiento de los procesos inflamatorios que sea eficaz y con menos efectos adversos la TES puede ser una opción más que recomendable.

Un aspecto importante a tener en cuenta en el caso de la suplementación enzimática es que los comprimidos o cápsulas deben llevar un recubrimiento entérico para preservar las enzimas del pH ácido del estómago y puedan ser directamente absorbidas en el intestino delgado.

A continuación, se detalla una serie de enzimas proteolíticas, así como otros nutrientes que combinados conjuntamente pueden ayudarnos a reducir la inflamación, aliviar el dolor, mantener la función normal del sistema inmune y combatir el daño oxidativo producido por radicales libres.

ENZIMAS PROTEOLÍTICAS

  • BromelaínaLa bromelaína es una enzima con acción proteolítica que se extrae del fruto o del tallo de la piña (Ananas comosus). Dado su amplio espectro de actividades biológicas y su falta de efectos secundarios se ha empleado durante muchos años como agente fitoterapéutico. Entre sus propiedades se reconocen efectos antiinflamatorios, antiedematosos, antitrombóticos y fibrinolíticos, actividad anticancerígena y efectos inmunomoduladores. (4)La bromelaína disminuye la mayoría de los mediadores de la inflamación y ha demostrado tener un papel muy importante como agente antiinflamatorio en diversas afecciones.Por ejemplo, ha demostrado su eficacia en la enfermedad inflamatoria intestinal al reducir la expresión de INF-γ y TNF-α. (5) Otro estudio demostró que la bromelaína disminuye el daño celular que causan los productos finales de glicación avanzada (AGEs) por degradación proteolítica del receptor controlando de esta manera la inflamación. (6) Por otro lado en pacientes con artrosis de rodilla, la bromelaína redujo significativamente el dolor y la rigidez mientras que en pacientes con artritis reumatoides redujo la inflamación y la destrucción del tejido al modular la expresión del factor TGF-β. (7)
  • PapaínaLa papaína es un complejo de varias enzimas con actividad proteolítica, amilolítica y lipolítica. Se extrae del fruto de la papaya (Carica papaya) y al igual que la bromelaína también presenta propiedades antinflamatorias e inmunomoduladoras y se emplea comúnmente para el alivio de hematomas, inflamación y edemas producidos por lesiones traumáticos o inflamatorias. La papaína contiene ciertas sustancias que protegen al cuerpo contra el daño tisular. Ofrece soporte al sistema inmune regulando y estableciendo el equilibrio en la expresión de citoquinas Th1 y Th2. Ha demostrado ser útil reduciendo la inflamación de las articulaciones y algunos ensayos han sugerido que podría ayudar a aliviar el dolor de espalda. (8)
  • SerratiopeptidasaTambién conocida como serrapeptasa, es una enzima proteolítica que se extrae del cultivo de bacterias del género Serratia. Se aisló por primera vez a partir de una enterobacteria que está presente en el intestino del gusano de seda y permite que la polilla emergente disuelva el capullo. Dadas sus propiedades antiinflamatorias, analgésicas, fibrinolíticas y antiedematosas, esta enzima ha sido empleada para reducir el dolor y la inflamación en diferentes especialidades médicas como la cirugía (inflamación post-operatoria), ginecología (congestión mamaria), odontología (tratamiento de periodontitis), etc. Además, su uso es frecuente en el ámbito deportivo para el tratamiento de lesiones, así como en caso de artritis reumatoide y enfermedades pulmonares. (9) Actúa reduciendo la cantidad de líquidos en los tejidos y facilita el drenaje reduciendo la inflamación del área lesionada. También puede actuar modificando las moléculas de adhesión de la superficie celular inhibiendo el reclutamiento leucocitario en sitios de inflamación local. (10)
  • PancreatinaUna de las funciones más significativas del páncreas es producir enzimas que ayudan al organismo a digerir alimentos. Si no se produce suficientes enzimas pancreáticas, es difícil alcanzar un estado nutricional óptimo.La pancreatina es un complejo de enzimas pancreáticas de origen porcino. En concreto contiene lipasas (hidrólisis de lípidos), proteasas (necesarias para la descomposición de proteínas) y amilasas (digieren azúcares). Se emplea frecuentemente en el tratamiento de la insuficiencia pancreática, fibrosis quística o en caso de pancreatitis (inflamación del páncreas). (11) Estas situaciones pueden conllevar pérdida de peso, grasa en la heces, cólicos, indigestión y distensión abdominal, lo cual suele ir acompañado de hinchazón y dolor abdominal. (12)La adición de pancreatina a la TES puede contribuir a la degradación de las proteínas plasmáticas que invaden el espacio intersticial en caso de inflamación aguda y parece participar en la eliminación de mediadores de la inflamación.
  • Tripsina y QuimotripsinaLa combinación de las proteasas tripsina:quimotripsina se ha empleado con el objeto de acelerar la reparación tisular en el campo de la traumatología, la cirugía y la ortopedia. Presenta una elevada biodisponibilidad como antiinflamatorio, antiedematoso, fibrinolítico, antioxidante, y agente antiinfeccioso. (13) Estas propiedades la convierten en una excelente alternativa como modulador de la inflamación y facilita el proceso de reparación. Su actividad como antiinflamatorio viene dada por diversos mecanismos. Al igual que el resto de enzimas proteolíticas su acción antiinflamatoria se debe en parte a la formación de un complejo con alfa-2M que favorece la eliminación del exceso de citoquinas proinflamatorias y restablece el equilibrio. Además, presenta un elevado poder antioxidante que reduce el estrés oxidativo y la inflamación. Por otra parte, actúa aumentando la actividad fagocitaria de los macrófagos previniendo la infección y facilitando el proceso de reparación del tejido. (14)

ANTIOXIDANTES

  • QuercetinaLa quercetina es el flavonoide más abundante y popular en la dieta humana. Se encuentra presente generalmente como glucósido en gran cantidad de frutas y vegetales. Entre sus numerosos efectos beneficiosos cabe destacar su alto poder antioxidante y antiinflamatorio por lo que su consumo puede resultar beneficioso en la prevención y tratamiento de la inflamación articular y en procesos inflamatorios leves. Su acción antioxidante se debe a su elevada capacidad de neutralizar especies reactivas de oxígeno (ROS) mediante la activación de enzimas antioxidantes y la quelación de metales que aceleran el estrés oxidativo. Su actividad antiinflamatoria la ejerce inhibiendo mediadores proinflamatorios como citoquinas, prostaglandinas y leucotrienos, así como la liberación de histamina. Existe evidencia científica de su aplicabilidad en la inflamación articular debido a su efecto inhibidor de la enzima xantino-oxidasa, reduciendo la formación de ácido úrico, lo que hace que sea potencialmente útil en la prevención y tratamiento de la gota. (15)
  • Vitamina CEl ácido ascórbico (vitamina C) es un nutriente esencial que participa como cofactor en numerosos procesos metabólicos. Entre sus beneficios destaca su acción reguladora del sistema inmunitario y su actividad antioxidante, que ofrece protección de las células frente al daño oxidativo. Además, ayuda a regenerar la forma reducida de la vitamina E y mejora la absorción de hierro.La vitamina C actúa también como cofactor esencial para la formación normal del colágeno, componente principal de los tejidos conectivos de nuestro organismo y está presente en los vasos sanguíneos, huesos, cartílagos, piel y dientes. Dos de los componentes principales del colágeno son la 4-hidroxiprolina y la 5-hidroxilisina. Su función es estabilizar y consolidar la triple hélice del colágeno a través de enlaces de hidrógeno. En este sentido la vitamina C actúa como cofactor de las enzimas lisina hidroxilasa y prolina hidroxilasa, necesarias para la hidroxilación de prolina y lisina. Estas enzimas precisan de hierro para catalizar la hidroxilación. La función de la vitamina C es mantener el hierro en su estado ferroso (Fe+2) presente en el sitio catalítico de las enzimas hidroxilasas. (16) Por otra parte, la vitamina C aumenta los niveles de mRNA del colágeno, del agrecano y la α-prolil 4-hidroxilasa, lo cual incrementa la síntesis de proteoglicanos y de proteínas en los condrocitos articulares. Por todo ello la, la vitamina C puede resultar muy útil para mantener un buen estado de la salud articular. (17)
  • Vitamina ELa vitamina E pertenece al grupo de las vitaminas liposolubles, como las vitaminas A, D y K. Su forma activa es el α-tocoferol y resulta clave en el metabolismo normal de todas las células. Su deficiencia puede afectar en varias funciones vitales. Se encuentra de manera abundante en las membranas celulares y en todos los tejidos lipídicos. Su propiedad principal y más estudiada es la de agente antioxidante, ayudando a proteger las células contra los daños causado por los radicales libres.Los cambios en el equilibrio redox inducidos por especies reactivas de oxígeno (ROS) generadas de manera endógena y exógena (tabaquismo, contaminación ambiental, rayos ultravioletas, etc.) están involucrados en diversas enfermedades (enfermedades cardiovasculares, trastornos oculares, cáncer y enfermedades neurodegenerativas), pero también son un fenómeno que se considera esencial para la supervivencia. (18) A medida que envejecemos, el estrés oxidativo aumenta y la capacidad antioxidante disminuye, al igual que la eficiencia de los sistemas reparadores. Por ese motivo resulta esencial presentar unos niveles óptimos de vitamina E. Además, el organismo también necesita un aporte de esta vitamina para estimular el sistema inmunitario a fin de que éste pueda combatir las bacterias y los virus que lo invaden.
  • Coenzima Q10La coenzima Q10 (ubiquinona) es un antioxidante que el cuerpo produce de manera natural. Forma parte de los complejos enzimáticos mitocondriales y participa en la respiración celular, generando energía en forma de ATP. Los órganos con demandas metabólicas muy altas como el corazón, el hígado y el riñón son los que presentan mayor concentración de esta coenzima. Está íntimamente relacionada con la vitamina E, ya que ayuda a regenerar su forma activa. Participa en la glicólisis citosólica y presenta actividad oxidorreductasa en la membrana plasmática, aparto de Golgi y lisosomas. Mejora la fluidez de la membrana y previene la peroxidación de los lípidos que la constituyen.Se le atribuyen beneficios para la salud como potenciar el sistema inmune, mejorar la insuficiencia cardiaca o ralentizar el envejecimiento celular. Por ello, la suplementación con Q10 podría ser un importante coadyuvante en el tratamiento de diferentes enfermedades, especialmente en enfermedades crónicas que afectan a personas ancianas, ya que conforme envejecemos nuestra capacidad de generar está coenzima disminuye considerablemente. La coenzima Q10 favorece la oxigenación de los tejidos, la resistencia al esfuerzo y la función cardiaca. El daño oxidativo ocasionado por una elevada concentración de ROS es el causante de numerosas enfermedades. La suplementación con Q10 ha demostrado efectos beneficiosos en enfermedades cardiovasculares, deficiencia mitocondrial, inflamación y en la protección del envejecimiento saludable. (19)
  • NADHEl NADH (forma reducida del nicotin adenin dinucleótido) es una coenzima cuya función principal consiste en dar energía a todas las células a través de un intercambio de electrones y protones. Se sabe que NAD +, NADH y la relación NAD+/NADH controlan la actividad de varias enzimas oxidorreductasas. Recientes investigaciones han revelado que el NAD+ interviene en la regulación de las sirtuinas, unas enzimas que intervienen retrasando el envejecimiento y la muerte celular. Se cree que las sirtuinas dependientes de NADH presentan beneficios cardiometabólicos, reducen la inflamación y aumentan la resistencia al estrés. (20) La edad, la obesidad y un exceso de vida sedentaria influyen de manera negativa en la producción de NADH por lo que un aporte extra a través de la suplementación además de proporcionarnos fuerza y vitalidad nos ayudará a contrarrestar muchas enfermedades asociadas a la edad, incluidas las enfermedades neurodegenerativas, cardiovasculares y metabólicas. (21)

 

Referencias Bibliográficas:
  1. LaMarre J. et al. Cytokine binding and clearance properties of proteinase-activated alpha 2-macroglobulins. Lab Invest. 1991 Jul; 65(1):3-14.
  2. French K. et al. Protease activation of alpha2-macroglobulin modulates a chaperone-like action with broad specificity. Biochemistry. 2008 Jan 29; 47(4):1176-85.
  3. Ueberall MA. Et al. Efficacy, tolerability, and safety of an oral enzyme combination vs diclofenac in osteoarthritis of the knee: results of an individual patient-level pooled reanalysis of data from six randomized controlled trials. J Pain Res. >2016 Nov 4; 9:941-961.
  4. Rathnavelu V. et al. Potential role of bromelain in clinical and therapeutic applications. Biomed Rep. 2016; 5(3):283-288.
  5. Hale L.P et al. Treatment with oral bromelain decreases colonic inflammation in the IL-10 deficient murine model of inflammatory bowel disease. Clin Immunol. 2005; 116: 135-142.
  6. Stopper H. et al. Genotoxicity of advanced glycation end products in mammalian cells. Cancer Lett, 2003; 190: 151-156.
  7. Leipner J. et al. Therapy with proteolytic enzymes in rheumatic disorders. Bio Drugs, 2001; 15: 779-789.
  8. S. Pandey et al. Anti-inflammatory and immunomodulatory properties of Carica papaya. Journal of immunotoxicology, 2016; 13 (4), 590–602.
  9. Gupte V. et al. Analytical techniques for serratiopeptidase: A review. J Pharm Anal. 2017; 7(4):203- 207.
  10. Bhagat S. y cols. (2013) Serratiopeptidase: a systematic review of the existing evidence. Int J Surg.;11(3):209-17.
  11. de la Iglesia-García D, et al. Efficacy of pancreatic enzyme replacement therapy in chronic pancreatitis: systematic review and meta-analysis. Gut 2017; 66:1474–1486.
  12. Björn Lindkvist. Diagnosis and treatment of pancreatic exocrine insufficiency. World J Gastroenterol. 2013; 19(42): 7258-7266.
  13. Chandanwale A et al. A randomized, clinical trial to evaluate efficacy and tolerability of trypsin:chymotrypsin as compared to serratiopeptidase and trypsin:bromelain:rutoside in wound management. Adv Ther. 2017; 34:180–98.
  14. Dilip Shah et al. The Role of Trypsin:Chymotrypsin in Tissue Repair. Adv Ther. 2018; 35:31–42.
  15. Ahmad NS et al. Pharmacological basis for use of Pistacia integerrima leaves in hyperuricemia and gout. J Ethnopharmacol. 2008;117(3):478-82.
  16. Kelly L. G. and Ronald T. R. Prolyl 4-hydroxylase. Crit Rev Biochem Mol Biol. 2010; 45(2): 106–124.
  17. Ameye L.G. y Chee W.S. Osteoarthritis and nutrition. From nutraceuticals to functional foods: a systematic review of the scientific evidence. Arthritis Research and Therapy; 2006; 8(4): R127.
  18. Miyazawa T. et al. Vitamin E: Regulatory Redox Interactions. IUBMB Life. 2019 ;71(4):430-441.
  19. Hargreaves IP et al. Coenzyme Q10 Supplementation in Fibrosis and Aging. Adv Exp Med Biol. 2019; 1178:103-112.
  20. Kane AE et al. Sirtuins and NAD+ in the Development and Treatment of Metabolic and Cardiovascular Diseases. Circ Res. 2018;123(7):868-885.
  21. Imai S. et al. NAD+ and sirtuins in aging and disease. Trends Cell Biol. 2014; 24(8):464-71.


Escrito por Nuria Roda,
Doctora en Química Orgánica.

Compartir esta publicación

×