DHA de Algas producto innovador con un enfoque de sostenibilidad a largo plazo

DHA Algas una propuesta sostenible de salud

Categoría: Aminoácidos, Corazón, DHA, Energía y bienestar mental, Inmuno, Nutrición Integrativa

Innovación: El nuevo DHA Algas es una propuesta sostenible a largo plazo para el medio ambiente

Víctor Blasco, doctor en Química. Especialista en Química Médica.

A estas alturas todos hemos oído hablar en algún momento de la importancia y de las bondades del DHA (ácido docosahexaenoico), un ácido graso esencial que desempeña un papel crucial en el buen funcionamiento de nuestro organismo. Se trata de un ácido graso poliinsaturado que pertenece a la familia de los omega-3 y está compuesto por 22 átomos de carbono y 6 enlaces dobles.

Este compuesto interviene activamente en el metabolismo energético y juega un papel relevante en la formación y en la fluidez de las membranas celulares. Además, actúa como precursor de ciertas moléculas bioactivas y desempeña un gran número de funciones vitales para nuestro organismo. Entre ellas, contribuye a mejorar la salud cardiovascular, potencia el desarrollo ocular y cerebral, favorece el funcionamiento normal del sistema inmune y participa en la regulación de los procesos inflamatorios, entre otros.1

Este ácido graso se encuentra de forma natural en ciertos tipos de pescado azul como el salmón, el atún o las sardinas, que son la principal fuente de origen animal de esta sustancia. No obstante, en el contexto actual, donde las dietas veganas y vegetarianas son cada vez más prevalentes y la ética y el bienestar animal se ha convertido en un principio fundamental, surge la necesidad de encontrar otras alternativas vegetales que nos permitan asegurar una ingesta adecuada y continuada de este omega-3.

Dentro de este tipo de alimentos ricos en DHA encontramos las algas, las semillas de lino, las pipas de calabaza y la chía. Sin embargo, es en este punto donde las algas marinas pueden mostrar todo su potencial. Al ser la fuente original de DHA en la cadena alimentaria marina, las algas ofrecen una opción valiosa, ética, eficaz y sostenible para todas aquellas personas que busquen beneficiarse de las bondades de este ácido graso sin depender de productos de origen animal.

Este enfoque no solo pretende abordar la preocupación dietética y ética de algunos de estos colectivos, sino que también respalda la sostenibilidad ambiental al evitar la sobreexplotación de los recursos pesqueros. De esta manera, se busca reducir la presión sobre las poblaciones de peces y contribuir a la conservación de los ecosistemas marinos y, por tanto, del medio ambiente en general.

Así pues, las algas marinas ofrecen una serie de beneficios significativos tanto para nuestra salud como para el medio ambiente, mostrando una serie de ventajas importantes respecto a otras fuentes de DHA de origen animal.

Por un lado, en términos de rendimiento de extracción, las algas suponen una fuente muy eficiente de DHA, ya que su contenido en este Omega-3 es muy elevado y es posible extraerlo de manera sencilla y en una cantidad significativa. Además, el DHA obtenido de estas algas se considera a menudo de mayor pureza y calidad que el obtenido del aceite de pescado. Esto es debido a que, al extraerlo directamente de una fuente primaria, se reduce el riesgo de acumulación de contaminantes y otras sustancias tóxicas que puedan depositarse en los diferentes organismos a lo largo de la cadena alimentaria. Este enfoque garantiza un producto final más limpio y seguro, disipando preocupaciones sobre la presencia de metales pesados u otro tipo sustancias nocivas asociadas a algunas fuentes de pescado.

Por otro lado, como ya se ha mencionado, dado el origen vegetal de estas algas, los suplementos derivados de ellas suponen una alternativa esencial para aquellas personas que siguen dietas veganas o vegetarianas, asegurando que estos grupos también tengan acceso a este ácido graso sin depender de productos de origen animal.

Finalmente, además de contribuir a una mayor sostenibilidad ambiental y a reducir el impacto sobre el medio ambiente, la producción de DHA a partir de algas marinas contribuye a minimizar la Huella de Carbono en comparación a las prácticas habituales.

En lo que se refiere a los beneficios que muestra para nuestra salud y para nuestro bienestar, además de los ya mencionados, el DHA es esencial para el desarrollo normal del cerebro, de la retina y de las gónadas, ya que se acumula principalmente en ellos y lleva a cabo la mayoría de sus funciones específicas.2

En el cerebro, el DHA participa activamente en el funcionamiento normal del sistema nervioso central, favoreciendo la transmisión y la velocidad de los impulsos nerviosos. A nivel molecular, se cree que el DHA influye en la neuroplasticidad, en la comunicación entre las células cerebrales y en la señalización neuronal. Todo esto favorece un mayor desarrollo cognitivo en los individuos y potencia su rendimiento mental, fomentando la memoria, la atención y el aprendizaje.3 Al mismo tiempo, también puede tener efectos protectores en el cerebro al reducir la inflamación y combatir el estrés oxidativo, factores implicados en el deterioro cognitivo y en la aparición de diversas enfermedades neurodegenerativas. 4

En lo que se refiere a la salud ocular, el DHA es un componente estructural clave de la retina, y se encuentra principalmente en la capa externa de las células fotorreceptoras. Su presencia en las membranas celulares de estos órganos es esencial para mantener un funcionamiento normal de la visión y para prevenir problemas oculares relacionados con la edad, como la DMAE.5

Por último, el DHA también juega un papel importante en la fertilidad tanto masculina como femenina. Por un lado, el DHA interviene en el buen estado de la salud y en la función de los espermatozoides, ya que forman parte de las membranas celulares de los mismos. De esta manera, es capaz de mejorar su capacidad de movimiento y de fertilización.6 En el caso de las mujeres, también muestra un papel relevante en la regulación hormonal, mejorando la calidad de los óvulos y promoviendo un ambiente uterino óptimo para la implantación del embrión. De esta manera, el DHA promueve una mejor salud reproductiva, aumentando las posibilidades de concepción y de desarrollo del embarazo.7

En definitiva, la importancia del DHA extraído de las algas marinas no sólo radica en los beneficios que aporta para la salud humana, sino que también favorece la sostenibilidad ambiental y mejora la accesibilidad de diversos colectivos veganos y vegetarianos a este nutriente. Estas cualidades hacen que el DHA de algas marinas sea una opción valiosa y versátil, que abarca tanto el panorama de la nutrición y de la salud, como el del cuidado del planeta y del medio ambiente, favoreciendo un mayor bienestar a lo largo de la vida.

BIBLIOGRAFÍA

[1] Rustan, A. C., Drevon, C. A. Fatty acids: structures and properties. Enciclopedia of Life Sciences. 2001.

John H. Lee.et al. Omega-3 Fatty Acids for Cardioprotection. Mayo Clin Proc. 2008, 83 (3), 324-332

[2] Aterburn-L.M et al. Distribution, interconversion, and dose response of n-3 fatty acids in humans. Am J Clin Nutr, 2006, 83 (suppl), 1467S – 1476S.

 Akabas S, Deckelbaum R. N-3 fatty acids: recommendations for therapeutic and prevention. Am. J. Clin. Nutr. 2006, 83, 1451-1462.

[3] Bazan N.G. et al.  Annual Review of Nutrition. 2011, 31, 321-351.

Sanhueza, J., Nieto, S., Valenzuela, A. Ácido docosahexaenoico (DHA), desarrollo cerebral, memoria y aprendizaje: la importancia de la suplementación perinatal. Revista chilena de nutrición2004, 31 (2), 84-92.

[4] Nicolas G. Bazan et al. Omega-3 Essential Fatty Acids Modulate Initiation and Progression of Neurodegenerative Disease. Mol. Neurobiol. 2010, 41, 367–374.

[5] Johnson, E. J., Schaefer, E. J. Potential role of dietary n− 3 fatty acids in the prevention of dementia and macular degeneration. The American journal of clinical nutrition2015, 83 (6), 1494S-1498S.

[6] Safarinejad M. R., Hosseini S.Y., Dadkhah F., Asgari M. A. Relationship of omega-3 and omega-6 fatty acids with semen characteristics, and anti-oxidant status of seminal plasma: a comparison between fertile and infertile men. Clin. Nutr. 2010, 29 (1), 100-105.

[7] Saldeen P, Saldeen T. Women and omega-3 Fatty acids. Obstet. Gynecol. Surv. 2004, 59 (10), 722-730.

Stanhiser J., Jukic A.M.Z., Mc Connaughey D.R, Steiner A.Z. Omega-3 fatty acid supplementation and fecundability. Hum Reprod. 2022, 37 (5), 1037-1046.

Compartir esta publicación

×