La taurina esencial para tu organismo. Conoce los mitos y realidades.

Categoría: Cardiovascular, Corazón, Energía y bienestar mental, Estrés, Nutrición Integrativa

Los secretos de la Taurina: Importancia y beneficios para la salud

Víctor Blasco, doctor en Química. Especialista en Química Médica.

La taurina es un aminoácido sulfónico que se encuentra de forma natural en el cuerpo humano. Se clasifica como aminoácido “no esencial”, ya que, en condiciones normales, nuestro organismo puede sintetizar la cantidad suficiente como para cubrir nuestras necesidades biológicas básicas. No obstante, en ciertas etapas de la vida, como en la infancia, o en determinadas situaciones de entrenamiento físico intenso, la demanda de este aminoácido es mucho mayor, por lo que, en estos casos, su síntesis endógena no sería suficiente y sería necesario un aporte extra del mismo para hacer frente a los requerimientos de nuestro organismo. Se genera en el hígado a partir de metionina y cisteína, siendo la vitamina B6 el cofactor de la reacción.

Aunque se produce de forma natural en el cuerpo, también se puede obtener a través de la dieta y, en algunos casos, incluso se recurre a la suplementación. Se encuentra principalmente en alimentos de origen animal como carnes, pescados y mariscos, aunque también se observa presencia de este aminoácido en ciertos productos lácteos.

Su nombre, taurina, hace referencia al toro, ya que se descubrió inicialmente en la bilis de este animal. Esto hace pensar que esta sustancia desempeña un papel importante en el proceso de digestión, y de hecho lo hace, ya que forma parte de las sales biliares necesarias para la absorción de las grasas y vitaminas liposolubles.1

Además de participar activamente en el proceso de fabricación de proteínas, juega un papel esencial en el buen funcionamiento de nuestro organismo, mostrando múltiples aplicaciones. Se distribuye principalmente en órganos como el corazón, el cerebro, los músculos y la retina, donde hace gala de su importancia y exhibe todas sus funciones. Es por ello que la taurina interviene en la regulación del ritmo cardiaco y del sistema nervioso central, participa en la contracción muscular y, además, muestra una potente acción antioxidante, entre otros.2

En lo que se refiere al sistema cardiovascular, la taurina ayuda a regular el ritmo cardiaco. Esto se debe a que actúa disminuyendo la acción de la angiotensina, una proteína responsable de mantener unos niveles elevados de presión arterial. Esto, unido a su enorme capacidad antioxidante, le otorgan a la taurina un efecto cardioprotector, que ayuda a prevenir la aparición de multitud de enfermedades cardiovasculares.3

Por otro lado, la taurina se ha asociado comúnmente con el desarrollo de las bebidas energéticas, siendo un componente mayoritario de las mismas. No obstante, existe el mito o la creencia de que el efecto excitante de este tipo de bebidas es debido a la presencia de este compuesto, cosa que resulta totalmente falsa. La capacidad estimulante de estos refrescos se debe a la presencia de enormes cantidades de cafeína, lo que puede producir la alteración del sistema nervioso, pudiendo incluso llegar a ocasionar graves problemas cardiovasculares.

En realidad, su efecto sobre el sistema nervioso se debe a que actúa como un neurotransmisor inhibidor del mismo, mostrando un efecto similar al del GABA, aunque de menor intensidad. Esto significa que posee efectos calmantes sobre el sistema nervioso central, favoreciendo su relajación y disminuyendo considerablemente los niveles de estrés en nuestro organismo.4 Al mismo tiempo, esta proteína muestra una estrecha relación con los valores internos de serotonina, los cuales pueden influir en el estado de ánimo y en la ansiedad de los individuos. En concreto, existen algunos estudios que indican que suplementar la dieta con taurina en dosis de al menos 87 mg/día, podría reducir considerablemente la sintomatología de la depresión, e incluso disminuir el riesgo de poder desarrollarla.5

En lo que se refiere a la función muscular, la taurina interviene en los procesos de contracción y relación de los músculos del cuerpo a través de modular el flujo de calcio en el interior celular. De esta manera se logra reducir la fatiga, aumentar el rendimiento físico e incluso se previene la aparición de lesiones.6 Al mismo tiempo y gracias a su efecto antioxidante, ayuda a proteger las células musculares del estrés oxidativo causado por la actividad física intensa. Además de estos, la taurina favorece la reposición de los depósitos de glucógeno gastados durante un entrenamiento físico o una competición, lo que reestablece las reservas energéticas de nuestros músculos y mejora nuestra recuperación.7

Finalmente, mencionar que la taurina también es capaz de reforzar nuestro sistema inmunológico, protegiéndonos contra virus y bacterias, ayuda a prevenir la aparición de ciertas enfermedades como la diabetes8 y presenta importantes propiedades antiaging. En lo que se refiere a este último punto, existen numerosos estudios que indican que los niveles de L-taurina en sangre disminuyen con la edad, lo que se considera un aspecto propio del envejecimiento.9 Así, la suplementación con L-taurina presenta un enorme potencial terapéutico en la lucha contra la senectud, ayudando a retrasar la aparición de algunos marcadores clave como la deficiencia de la telomerasa, el deterioro de la función mitocondrial, el estrés oxidativo o la senescencia celular, entre otros.9,10

En definitiva, la taurina es un aminoácido singular, que presenta un impacto significativo en el desarrollo y en el buen funcionamiento de nuestro organismo. Dada su importancia en la salud cardiovascular, en el sistema nervioso y en la función muscular, la taurina emerge como un actor principal capaz de mejorar nuestra salud y nuestro bienestar. Todas estas propiedades potencian y mejoran nuestro rendimiento deportivo, permiten que nuestro organismo esté preparado para hacer frente a diferentes enfermedades, y suponen un antes y un después en el tratamiento contra la insuficiencia cardiaca.

Con todo esto, y dados los escasos efectos secundarios que presenta, la L-taurina se revela como un aliado imprescindible para garantizar un estilo de vida equilibrado y saludable.

BIBLIOGRAFÍA

[1] Chesney R.W. Taurine: its biological role and clinical implications. Adv Pediatr. 1985, 32 (1), 42.

[2] Schaffer S., Kim H.W. Effects and Mechanisms of Taurine as a Therapeutic Agent. Biomol & Ther. 2018, 26 (3), 225-241.

[3] Xu, Y. J., Arneja, A. S., Tappia, P. S., Dhalla, N. S. The potential health benefits of taurine in cardiovascular disease. Exp. Clin. Cardiol, 2008, 13 (2), 57-65.

[4] Davison, A., Kaczmarek, L. Taurine—a Possible Neurotransmitter? Nature, 1971, 234 (5324), 107–108.

Wu, J. Y., Prentice, H. Role of taurine in the central nervous system. Journal of biomedical science, 2010, 17 (1), 1-6.

[5] Park, S. H., Oh, E. Y., Kim, S. H., Chang, K. J. Relationship Among Dietary Taurine Intake, Dietary Attitudes, Dietary Behaviors, and Life Stress by Depression in Korean Female College Students. Advances in experimental medicine and biology2019, 1155, 293–300.

[6] Chen, Q., Li, Z., Pinho, R. A., Gupta, R. C., Ugbolue, U. C., Thirupathi, A., Gu, Y. The dose response of taurine on aerobic and strength exercises: a systematic review. Frontiers in Physiology2021, 12, 700352.

Waldron, M., Patterson, S. D., Tallent, J., Jeffries, O. The effects of an oral taurine dose and supplementation period on endurance exercise performance in humans: a meta-analysis. Sports Medicine2018, 48, 1247-1253.

[7] Kurtz J. A., Van Dusseldorp T.A., Doyle J.A, Otis J.S. Taurine in sports and exercise, J. Int. Soc. Sports Nutr. 2021, 18 (1), 39.

[8] Inam-U-Llah, Piao, F., Aadil, R. M., Suleman, R., Li, K., Zhang, M., Wu, P., Shahbaz, M., Ahmed, Z. Ameliorative effects of taurine against diabetes: a review. Amino acids2018, 50 (5), 487–502

[9] Singh, P., Gollapalli, K., Mangiola, S., Schranner, D., Yusuf, M. A., Chamoli, M., Shi, S. L., Lopes Bastos, B., Nair, T., Riermeier, A., Vayndorf, E. M., Wu, J. Z., Nilakhe, A., Nguyen, C. Q., Muir, M., Kiflezghi, M. G., Foulger, A., Junker, A., Devine, J., Sharan, K., Yadav, V. K. et al. Taurine deficiency as a driver of ageing. Science, 2023, 380 (6649), eabn9257.

[10] Jong, C. J., Sandal, P., Schaffer, S. W. The Role of Taurine in Mitochondria Health: More Than Just an Antioxidant. Molecules, 2021, 26 (16), 4913.

Compartir esta publicación

×